¿No hay sororidad institucional?

TEXTO Y CONTEXTO | Gerónimo Rosete Pozos

¿No hay sororidad institucional?

Con el tema de la presunta difamación y ataques en redes sociales a la directora de administración del Poder Judicial de Veracruz, Joana Bautista Flores, se vuelve a exhibir la falta de solidaridad, sororidad específicamente, entre las mujeres del más alto nivel en los 3 Poderes del estado de Veracruz.

Fue este martes 28 de junio cuando diversos medios dimos a conocer la intención de Bautista por presentar una demanda a quien resulte responsable por dichos ataques, que han llegado al nivel de difundir imágenes de sus hijas menores de edad sin consentimiento. Ante ello algunos actores políticos manifestaron su postura frente a la situación.

Uno de los primeros fue Eleazar Guerrero, subsecretario de finanzas, quien condenó los ataques ante cuestionamientos sobre el tema que reporteras y reporteros le hicieron. Luego el gobernador Cuitláhuac García, a quien se le cuestionó sobre el asunto en su habitual conferencia de prensa. “En la Dirección de Administración (del PJEV) se ha hecho un ahorro, entonces no dudo que existan esas presiones, voy a estar atento” afirmó. Y parece que al gobernador le tienen bien informado de la situación interna en el Poder Judicial, pues él mismo mencionó que las presiones también se han dado hacia la subdirección de recursos humanos, parece que sabe perfectamente que alguno nóveles consejeros de la Judicatura intentaron repartir plazas a su conveniencia, lo cual también se frenó.

Luego se sumó el secretario de gobierno Eric Cisneros, quien reconoce que la problemática de violencia de género le ha pegado a otras funcionarias, lo cual “no es aceptable”, dijo; y en el caso de la administradora del PJEV “tendrá que interponer sus argumentos ante las instancias correspondientes”, finalizó.

El tema dará para mucho, pero de botepronto lo extraño es que, en un estado donde las principales funcionarias de 2 de los 3 Poderes (Judicial y Congreso), con una Fiscalía estatal que tiene al frente una mujer; ninguna de ellas ha mostrado repudio ante la situación. Inés Romero, Magistrada Presidenta del PJEV; Cecilia Guevara, Diputada Presidenta de la LXVI Legislatura; Verónica Hernández Giadans, Fiscal General de Veracruz; hasta el momento no han tomado postura.

Un gobierno cuatrotero que tanto presume a las mujeres como principales protagonistas de la vida pública, hoy calla como momia, como ha callado ante la situación trágica realidad de desaparecidas y asesinadas en Veracruz; apenas 3 varones se aventaron al ruedo dando su respaldo público por la supuesta agraviada. ¿Dónde están las feministas del gabinete que tanto se han llenado la boca del discurso progre antipatriarcal?