02/03/2024

ALMA GRANDE / 脕ngel 脕lvaro Pe帽a

Algo debe suceder en el Mecanismo de Protecci贸n de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, que cada vez ofrecen un peor servicio, sin importar que lo que est谩 de por medio es la eficacia de su labor que es la protecci贸n de la vida humana.

Desde su creaci贸n, el 25 de junio de 2012, dicho mecanismo se define como un derecho, aunque adentro de esas oficinas lo han considerado 煤ltimamente como un favor que se les hace a los comunicadores y defensores de los derechos humanos. De la irresponsabilidad se pas贸 a la ineficacia y de la posterior indiferencia se pas贸 a la apat铆a.

La posici贸n del Mecanismo ante los periodistas es de rechazo, m谩s a煤n si se trata de comunicadores que se han visto en la necesidad de ampararse para recibir su protecci贸n porque ante su obsesi贸n por la austeridad retiran su servicio, aunque el implicado lo requiera, trat谩ndose, en muchos casos, de vida o muerte.

Ante esta situaci贸n, la actitud del Mecanismo se convierte en enemistad. Los fallos de los amparos en favor de los periodistas, recrudece los roces contra el Poder Judicial, donde si bien hay m谩s elementos honestos que corruptos, se generaliza para crear enemistades a veces ficticias.

En medio de este caos surgen los emisarios del pasado, quienes quieren tener un lucimiento personal sin mostrar calidad en el trabajo. Es el caso de un sujeto que se presenta como experto en todas las ramas del derecho, con atributos de s煤per h茅roe. Y que quiere dar instrucciones hasta a los propios protegidos por el mecanismo y lo 煤nico que demuestra es su ignorancia de lo que es seguridad, protecci贸n, periodismo y derecho.

Luis Pablo Ballesteros Sosa, coordinador de Evaluaci贸n de Riesgos del Mecanismo de Protecci贸n a Periodistas de la Secretar铆a de Gobernaci贸n, se convirti贸 en el modelo de lo que un protector de la integridad de cualquier ser humano no debe hacer. Responsable de la integridad de los protegidos, regatea recursos, vi谩ticos, protecci贸n, atenci贸n, tiempo.

Desde su primer trabajo, en el despacho de un familiar cercano, muestra ser un gran fraude, porque se dice haber obtenido experiencia de todas las ramas del derecho existentes y las que vayan a descubrirse en un futuro. En realidad, se trata de un bur贸crata de medio pelo que intenta quedar bien con los jefes a expensas de los derechos de los comunicadores.

Su ignorancia lo obliga a solicitar recursos a los guardias 72 horas antes de cualquier movilizaci贸n del protegido, como si las noticias pudieran avisar cu谩ndo van a ocurrir.

La manera de ver las tareas que pueden salvar la vida a un ser humano se convierten en la m谩s absurda burocratizaci贸n, como si la muerte avisara su presencia en la Oficial铆a de partes.

 

Desde luego que la mejor manera que tienen los mediocres para sobrevivir es convertirse en la alfombra de los jefes y decir que pueden resolver todos los problemas cuando en realidad los complican.

El Mecanismo exige de una refundaci贸n de arriba hacia abajo, hay que limpiarlo de viejos vicios de sexenios pasados, y hacer conciencia sobre la responsabilidad de la vida humana, que es parte esencial en su trabajo.

Personajes como Pablo Luis Ballesteros, una persona fraudulenta en s铆 misma, que muestran su novatez en cada una de sus tareas prefiere dar instrucciones sobre c贸mo deben llevar su vida los periodistas, en lugar de contestar las solicitudes de los comunicadores, sobre temas importantes donde les va la vida, como el n煤mero de guardias, la cantidad de armas que deben portar, etc.

El Mecanismo debe ser preventivo, es decir, debe evitar muertes, esto todav铆a no lo entiende esa estructura que primero piensa en el ahorro de recursos, y luego en la vida. Si es necesario que pida ayuda privada, que los medios de informaci贸n pudieran aportar algo para la protecci贸n de los periodistas ante la inutilidad de un Mecanismo que ha demostrado su ineficacia.

De seguir esta clase bur贸cratas inexpertos y enquistados en el Mecanismo la muerte de los comunicadores est谩 m谩s cercana y su vida es m谩s vulnerable.

PEGA Y CORRE

Uno de los pocos pensadores que ten铆a el PRI, Arturo Zamora, renunci贸 para afiliarse a otra fuerza pol铆tica. Envi贸 una carta al Comit茅 Directivo estatal en Jalisco, de su partido para dar a conocer su decisi贸n, con car谩cter聽de聽irrevocable.